ADIÓS AL BAR INDIE: CIERRA EL COHETE

Dos años después de su apertura, el coronavirus se lleva por delante el local especializado en música independiente de Gros. Fotos: Lorena Otero / El Cohete

 

La pasada semana escribí un tuit en el que alertaba de que los bares musicales de la ciudad las van a pasar canutas o, directamente, van a desaparecer. Saltaron algunas alarmas. Al rato, me escribió por WhatsApp Javier Sánchez, socio y cara visible de El Cohete: “Quería decírtelo desde la cuenta oficial del bar. Confirmado: El Cohete es uno de ellos”. La desaparición del bar de Gros (Ramón y Cajal, 3) es una víctima anónima del coronavirus para el gran público donostiarra, una aséptica esquela escondida en un rinconcito del periódico. Al lado de la pompa y el boato de los grandes restaurantes de San Sebastián, los bares de pintxos con solera o discotecas playeras de relumbrón, El Cohete -escrito con ese “el” con el que insistían sus dueños, los hermanos Borja y Javier– era, sencillamente, un local hostelero de pasillo estrecho y largo. Uno más. Pero dejadme que os cuente algunas de sus bondades y cómo su cierre es una pequeña tragedia para los amantes de las cervezas bien tiradas, las perlas musicales y los bares entendidos como cálidos lugares de encuentro.

Desde sus inicios en la primavera de 2018 -la aventura apenas ha durado dos años-, El Cohete tuvo como referente esos bares de Madrid que alegran la vida a los taberneros y de los que sus vecinos se sienten orgullosos. Un bar de barrio de los de antes: con dos o tres cosas para picar, cerveza sin ínfulas artesanales (Mahou) y una parroquia reducida pero fiel, como aquellos que animan apasionadamente a su equipo de los amores. En el bar se presumía con orgullo de que conocían al 90% de sus clientes. Y algo parecido ocurría entre todos los que lo solían frecuentar: eran sospechosos habituales. No faltaban músicos locales, amigos y conocidos de conciertos, y esas relaciones surgidas de la chispa de noches más o menos nebulosas.

La música de El Cohete no sonaba en ningún otro garito de la ciudad. Tenían predilección por el indie auténtico (de la onda jangle y C86), por joyas veneradas (Galaxy 500, Pulp, Beach Boys) y también por las novedades más refrescantes. Cada camarerx (Estela, Iban, Javi) aportaba su particular background musical, por lo que también abrazaban la electrónica, el hip hop, soul, 60s, 80s, britpop, shoegaze…. Había veces que sentarse en la barra de El Cohete era lo más parecido a viajar a tu cuarto de adolescente. Esa edad en la que tienes 15 o 16 años y las canciones funcionan a modo de espejo y es ahí, encerrado en tu habitación con el volumen a tope, donde construyes tu universo y empiezas a reconocerte interactuando con tu propio reflejo, tomando conciencia de ti mismo. Hasta sus baños, empapelados de infinidad de mitos musicales, formaban parte inexorable de la identidad del bar.

Permitidme ahora que muestre donde está el truco: Javier y Borja Sánchez forman parte de AMA desde hace casi 20 años, uno de los grupos de pop independiente más interesantes de Donostia. Además, ambos estuvieron en La Buena Vida y Javi es lo más parecido que tenemos aquí a Stuart Murdoch, el delgadito líder de Belle & Sebastian. Fin del inciso.

Antes de todo este follón pandémico, en El Cohete se había asentado la fórmula vermut + dj los domingos al mediodía. Los viernes y sábados por la tarde el bar ofrecía un aspecto cada vez más animado, aunque llegaba la noche y, de golpe, se vaciaba. Los jueves tenían un 2×1 en botellines, pero la oferta no llegó a cuajar el mismo día que el barrio bullía con el pintxo-pote. El Cohete, en realidad, nunca terminó de despegar de este pedazo de tierra, sepultado en primer lugar por una densa nube de indiferencia general. El Covid-19 hizo el resto. El cielo es un camión y se atascó en la brisa, que cantaban Pavement. RIP.

Jon Pagola
jonpagolaperiodista@hotmail.com

Periodista, creo que cultural y musical. Y de lo que surja.

7 Comentarios
  • Pepa Ugarte
    Publicado a las 13:11h, 10 junio Responder

    Gran pena,”los artistas casi siempre son incomprendidos”

    • Jon Pagola
      Publicado a las 15:25h, 10 junio Responder

      Una pena, así es 🙁

  • Fer Aguirreolea
    Publicado a las 01:06h, 11 junio Responder

    Lo siento muchisimo, yo lo echare de menos, gracias por los buenos ratos Javi & co. Nos vemos

  • Gloria
    Publicado a las 19:09h, 12 junio Responder

    Estoy en la foto. Fue un gran domingo de vermuth

    • Jon Pagola
      Publicado a las 10:04h, 15 junio Responder

      Sí, yo también estuve

  • Kus
    Publicado a las 19:47h, 12 junio Responder

    Bravo Jon, muy bonito texto! Muy cierto y muy justo.

    • Jon Pagola
      Publicado a las 10:03h, 15 junio Responder

      Mila esker 🙂

Publica un comentario