SAVIA NUEVA

Una nueva generación de músicos donostiarras se abre paso en la escena independiente. De momento, están en el subsuelo. Pero tienen pasión, capacidad de supervivencia y olfato por el ruido y la melodía. Fotos: Santiago Farizano

 

Puede que los nombres de Baiona, Comic Sans, The bloody Magic Nails o, incluso, Tenpera no sean más que proyectos pasajeros abocados al subterráneo del pop. Pero de alguna manera nos muestran a una nueva generación de jóvenes donostiarras que empiezan a esbozar ideas interesantes desde ángulos distintos -aunque con muchos puntos en común- y que últimamente están cogiendo cuerpo. Influidos por la música grunge, el post-punk, el emo y otros estilos alternativos, graban sus temas en el local de ensayo como buenamente pueden y luego los suben al Bandcamp. De las fotos, el artwork y otros asuntos colaterales se encargan sus amigos. Todo queda en casa. A falta de solvencia económica, no les queda otra que apuntarse a la filosofía homemade.

¿Seguiremos hablando del pop-punk de Baiona en cinco años? ¿The Bloody Magic Nails sonarán decentemente y nos arrebatarán el corazón algún día? ¿Tenpera terminarán cantando en euskera y conquistando Euskadi? Nunca se sabe. Asier (Baiona, The Bloody Magic Nails), Jon (Baiona, Tenpera, Comic Sans) y Diego (The Bloody Magic Nails), junto con otro puñado de amigos, todos ellos jóvenes entre 20 y 26 años, abanderan la emergente escena independiente donostiarra.

¿Qué música os gustaba con 15 años, cuando erais adolescentes? 

Asier: Los Strokes, Kings Of Leon, Interpol… Todas esas bandas indies de los 2000. A algunos de estos grupos los sigo escuchando.
Diego: Pues yo no escuchaba indie. ¡Me gustaba Eminem! Lo escuchaba a saco.
Asier: Pero ya no escuchas Eminem…
Diego: Ya no, lo que hace ahora es basura.
Asier: Yo escucho mucho hip-hop, pero con Eminem nunca me he puesto.
Jon: Yo un poco lo que ha dicho Asier. Escuchaba mucho a Nirvana, Kings of Leon…

A Tenpera les pregunté si sus amigos escuchaban rock o grupos de guitarras y me dijeron que había de todo. ¿El rock se ha convertido en un fenómeno minoritario para la gente de vuestra generación?
Asier: No es tanto por el rock, el problema viene de las guitarras. Personalmente no es algo que me preocupe. Hoy en día la música electrónica, el trap y el hip-hop están cogiendo mucha importancia; solo hay que ver los carteles de los festivales más importantes.
Jon: La gente que escucha grupos con guitarras es porque están de moda, como Carolina Durante o La MODA.
Diego: Las guitarras están en un segundo plano. La gente cuando las ve lo relaciona con lo clásico, lo antiguo.
Asier: Pero las guitarras ya no son tan fardonas. No hace falta hacer un solo de guitarra de siete minutos como se hacía antes en los grupos de rock clásico.
Diego: Pero si de repente aparece Post Malone en la MTV y sale con una guitarra… la gente flipa.
Asier: Sigue teniendo cierto punto. Y hay bandas que tienen mucho éxito que utilizan una guitarra, solo que de otra manera.

El otro día decía Alaska… (pausa) ¿Sabéis quién es Alaska?
Diego: Sí, Alaska y Dinarama.
Asier: Alaska y Mario Vaquerizo. La pesadilla neoliberal de la Movida madrileña (risas).

Pues Alaska decía que el rock estaba “un poco acabado.
Asier: Los grandes grupos del rock, o el rock como siempre se ha entendido, está acabado. Es evidente. Pero el rock se renueva. Si no se renueva se muere.
Jon: Ahora hay mucho indie, pop, post-punk…

Eso también lo había hace 20 años. Recuerdo muchos grupos que no sonaban muy distinto a Tenpera, Pet Fennec…
Asier: ¿De verdad que se hacía el mismo rollo en 1999 que ahora? Será porque seguimos escuchando bandas de post-punk, grunge…

No es exactamente lo mismo, pero hay cierto espíritu de los 90 que están muy presentes. ¿Es vuestra principal fuente de inspiración?
Jon: Yo escucho mucho Dinosaur Jr., pero también otras muchas cosas.
Asier: Es que Jon escucha una cantidad infinita de música. Nos provee a todos.

Eres el dealer musical de tus amigos
Asier: ¡Esa es buena!
Jon: Me gusta el emo, hardcore…
Asier: Cuando Imanol y yo montamos Baiona, él tenía una idea más pop noventero y yo más bien punk. Un buen amigo que escribe en Mindies me dijo que lo que hacemos le recuerda a una mezcla entre Futuro Terror y Nueva Vulcano; dos bandas españolas que cantan en castellano y hacen punk suave y emo-pop.

Es verdad que faltaba un grupo así en Gipuzkoa, que salvando las distancias hiciera pop crudo en castellano tipo Cala Vento, La Plata…
Asier: A mí me encanta Cala Vento, pero hay que intentar no parecerse demasiado los unos a los otros. Es como el que intenta parecerse a Carolina Durante. Si ahora todos nos ponemos a cantar como Diego, el cantante, o a poner mucho reverb a las guitarras… Cada uno tiene que buscar su manera de hacer las cosas.

Baiona para empezar tiene bastante que ver con el asfalto, ¿no? El nombre del grupo, la primera canción del EP…

Asier: La carretera está implícita en todos los grupos de música, pero no hacemos apología de ello. En nuestro caso es algo totalmente random. El nombre surgió porque con el coche vimos una señal que ponía Baiona y nos pareció que sonaba bien.
Diego: ¡No sabía esta historia!
Asier: La canción Carretera nacional habla de las frustraciones y la tristeza que a veces genera la música.

¿Grabaréis algún día Doble Check? Me parece vuestro tema más pegadizo, junto con Alatriste.
Asier: Sssí (con dudas).
Jon: Lo haremos en plan casero.
Asier: Es posible que saquemos una demo más adelante. Ya veremos con qué medios contamos para ello.

 

Todo lo hacéis entre colegas, ¿no? El artwork, las fotos, la grabación… 
Asier: Sí. Todo se queda en familia. Me alegra que el tema lo fi y de hacerlo tú mismo se haya mantenido.
Diego: Si lo hiciéramos con más medios experimentaríamos más. Lo grabamos por pistas en el local y luego Pablo se encarga de mezclarlo. El sonido de las canciones que hemos subido a Bandcamp es terrible, pero es algo que también me mola. Tiene su morbo hacerlo así.
Asier: El factor económico influye bastante. Si no tienes un sello detrás que valore tu producto y le quiera dar salida hay que tocar mucho para conseguir un bote y así poder invertir en grabar un disco. La experiencia que he tenido grabando en un estudio con proyectos anteriores es porque habíamos ganado un concurso. Es una inversión muy cara. Cuando fuimos a los estudios Montreal de Hans Kruger (con Albert Cavalier) lo pagamos nosotros y te das cuenta de que es un servicio profesional, muy específico, que cuesta mucho dinero.

Kintsugi no es el primer EP de The Bloody Magic Nails. ¡Tenéis uno de 2017! ¿Lo sacasteis a escondidas o qué pasa?
Asier: ¡Es la vocación underground!
Diego: ¡El lo-fi, tío! Al principio, Imanol (batería) y yo (guitarra y voz) estábamos bastante frustrados tocando las mismas canciones una y otra vez, así que decidimos grabarlo y sacarlo a la luz. Cuando hicimos Kintsugi ya se unió Asier al bajo.

¿Te interesa el arte japonés del Kintsugi especialmente?
Diego: Las letras del disco tienen que ver con la filosofía del Kintsugi, que básicamente es una técnica para arreglar piezas de cerámica con la que se resaltan las grietas. Viene a decir que esas grietas, las heridas, son parte de la historia de un objeto y que no es algo que se deben ocultar, sino enseñar con orgullo. En las cinco canciones del EP se reflejan esos momentos negativos que he tenido en mi vida

Es un disco bastante variado, hasta hay una especie de medio tiempo con el piano como protagonista, aunque termine con una guitarra distorsionada…
Diego: Esa es Her, que está inspirada en la banda sonora que hizo Arcade Fire para la película Her.
Asier: las pistas de piano que tiene esa peli son una pasada… Con Her se rompe mucho con el tono del resto.
Diego: Quería descansar un poco de tanta tralla y enseñar otros matices.
Asier: la maqueta de Kintsugi es bastante plana, pero en directo suena muy cañero.
Diego: De hecho, Her ni la tocamos.

Jon Pagola
jonpagolaperiodista@hotmail.com

Periodista, creo que cultural y musical. Y de lo que surja.

No hay comentarios

Publica un comentario