EL DEBUT DE PET FENNEC ES LO MEJOR QUE HA SALIDO DE DONOSTIA EN MUCHO TIEMPO

Mount Pleasant se publicó a finales del año pasado y es un radiante disco pop. Empieza recordando a Teenage Fanclub y termina con rayitos electrónicos. Esta es parte de su historia. Fotos: Lorena Ottero.

 

1 Fue un día de verano. Hacía sol. Urko llegaba tarde. Cuando atravesó la puerta de entrada del Parque de Ulia lo vimos aparecer a lo lejos, dando brincos y moviendo los brazos arriba y abajo como una mariposa multicolor. Yo le estaba esperando en un banco a la sombra junto al batería de su grupo, Iñaki Castro. Le devolvimos el gesto divertidos. Aquel soleado día de julio de 2016 tuve la oportunidad de entrevistar por primera vez a Pet Fennec, el proyecto de Urko Eizmendi que ha acabado cuajando en San Sebastián después de un periplo de 5 años en Londres.

2 Su LP de debut, Mount Pleasant, era para mí algo parecido a una vivienda sobre plano: no podía ver ni tocar la obra y las dos o tres veces que les había ido a ver en directo no me dieron demasiadas pistas sobre cómo iba a quedar el producto final. ¿Indie-rock 90s a medio camino entre Dinosaur Jr. y Teenage Fanclub? Una opción entre otra cualquiera. Con dos manos artesanas -la del productor Yon Vidaur y la del propio Urko- a los mandos podía salir cualquier cosa. 

3 Urko e Iñaki forman una extraña pareja, pero no han vivido en burbujas separadas. Urko lleva un tiempo agitando la bandera pop en diferentes reencarnaciones musicales; Iñaki tiene un corazoncito ecléctico, aunque lo que de verdad le tira es el rock más pesado y cañero. Con su promotora, Red Ribbon, mata el gusanillo stoner. Se conocieron hace 10 años en la escena hardcore de Mogambo o puede que llevando esos chalecos verdes con una legión de chapas en la sección de música en la FNAC. Es algo que no lo tienen claro. Iñaki era el jefe de Urko. Cuando lo recuerdan se descojonan, tal vez porque ahora los papeles se han invertido.

4 Pet Fennec es la aventura en solitario de Urko Eizmendi. En directo puede llegar a tocar él solo, en cuarteto o incluso en formato trío. Pero para saborear al grupo como es debido, lo ideal es que lo veas con la alineación completa. En concierto se evaporan los matices del estudio. Como a Popeye, se les inflan los músculos. Pet Fennec se come a Pet Fennec con patatas, con un poco de pimentón picante y un chorretón de ketchup. Urko suele decir que cuando coge la guitarra se vuelve un poco animal. Muta de mariposa multicolor a oso saliendo de la madriguera un día de caza. Además de Iñaki y Urko, Pet Fennec se completa con Iñigo Azkue al bajo, Eneko Oyarbide a la segunda guitarra y Xabi Arratibel en los teclados y sintes.


5 Cada vez que me cruzaba con Urko le hacía la misma pregunta: ¿cuándo saldrá el disco? Podía ser en un bar, en una tienda, de camino a algún sitio. Había pasado un año de nuestro encuentro en Ulia, donde aseguró que el disco estaba finalizado. Temía que el efecto Pet Fennec se diluyese como arena en mis manos. La música no es una algo más. No es un partido de fútbol, que cuando termina ya estás pensando en la ropa que tienes que tender para el día siguiente. Activa las palancas emocionales más intensas del oyente. Provoca flechazos, amor eterno, líos furtivos, pero también desgarros, cabreos y falsas expectativas: lo que te gusta hoy no te tiene por que gustar mañana. La relación con la música es tan compleja y volátil como cualquier otra en la que, por encima de todo, los sentimientos están en juego.

6 Tras un goteo de vídeos de adelanto que te dejaba con ganas de más, Mount Pleasant se publicó a finales del pasado mes de octubre de la mano del sello del propio Urko Eizmendi, Milagros a Lour. Excepto las baterías y alguna guitarra suelta de Yon Vidaur, el disco culmina un largo proceso, a veces tortuoso, por el empeño de Urko de buscar la excelencia. También se encarga de casi todo el apartado extramusical, de la engorrosa tarea administrativa, de buscar conciertos… Pet Fennec es su tamagochi.

7 Con permiso del primer LP de Vulk, Mount Pleasant es tranquilamente el mejor disco que se ha publicado en Euskadi en 2017. Tiene todo lo que necesita un disco de pop para hacerte feliz: melodías arrebatadoras, pequeños detalles aquí y allá, letras que hablan de cosas chorras, pero también de cómo apañártelas en un entorno hostil… Hay emoción. Una voz verosimil que transmite estados emocionales de lo más diversos, desde la euforia a la nostalgia. Parece un puzle de mil piezas que va completando un espejo en el que cualquiera se puede reconocer.

8 Mount Pleasant (en su bandcamp lo puedes escuchar enterito) es tranquilamente el mejor disco pop que ha salido en Donostia en mucho tiempo.

9 Una de las últimas veces que hablé con Urko fue hace cosa de un  mes en las escaleras de Tabakalera. Mientras veíamos a la gente pasar, se lamentaba de no haber hecho un trabajo más compacto. Decía que se había ido por las ramas. Que los trabajos que suelen calar en la gente tienen un estilo muy definido, compacto y homogéneo. Aceptamos barco: entre el in crescendo de pop-rock clásico del corte inicial (“Shabby”) y las atmósferas pseudoelectrónicas del cierre (“Running L8”) hay todo un mundo. La buena noticia es que el mundo de Pet Fennec es lo suficientemente rico como para que puedan convivir en armonía.

 

Guardar

Gu

ardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Jon Pagola
jonpagolaperiodista@hotmail.com

Periodista, creo que cultural y musical. Y de lo que surja.

No hay comentarios

Publica un comentario