LOS ESTANQUES: EL TESORO A DESCUBRIR EN GLAD IS THE DAY

Imprevisibles, geniales, antiguos y modernos. Los Estanques es el grupo que hay que ver sí o sí en el festival Glad is the day. Foto: Sergio Albert Avilés

 

1 Este año todo el mundo habla de Derby Motoreta´s Burrito Cachimba. A los sevillanos le siguen de cerca Los Estanques. Estos cuatro amigos de Santander se afincaron en Madrid hace varios años, pero en 2019 han conseguido meter la cabeza en no pocos festivales. Los programadores y el público se han rendido a su osada combinación de rock progresivo, jazz y psicodelia. Ellos le llaman PPP (Pop Progresivo Psicodélico). Una machada para un grupo de estas características, se mire como se mire.

2 Los Estanques publican sus trabajos en un exquisito y pequeño sello independiente llamado The John Colby Sect. A priori, puede parecer que estemos ante una banda revival que recupera el espíritu de finales de los 60 y principios de los 70. Si así fuera, tampoco pasaría nada. Aunque en todos sus discos (Contiene Percal, II y Los Estanques) hay cositas de Pan y Regaliz, Smash o Caravan, son más atrevidos que todos ellos juntos. Les sobra credibilidad, descaro y personalidad. Los Estanques sacuden el polvo a sonidos que pensabas que se habían quedado obsoletos en 1977.

3 Iñigo Bregel (voz, teclado, guitarra y compositor principal) reivindica tanto a King Gizzard como a Nino Bravo. ¡Toma apertura de miras! Capitanea el proyecto como Leo Messi con 10 años en un correcalles de Rosario. El resultado de mezclar pasado con presente, canción popular con actitud macarra, delicadeza y el punto justo de locura es asombroso y no se parece a ninguna otra banda del panorama español. ¡Joder! es un buen ejemplo de todo ello.

4 Iñigo y Los Estanques son hiperáctivos por naturaleza. Han lanzado tres álbumes desde 2017 y hasta un cuarto… que nunca llegó a publicarse. El caso es que el pasado 16 de abril sufrieron un episodio lamentable: mientras cargaban los instrumentos en la furgoneta, alguien sustrajo una mochila del asiento del copiloto donde estaba el ordenador con el que realizan sus grabaciones. En el disco duro se encontraba el que iba a ser el próximo disco de Los Estanques, un trabajo conceptual en el que “cada canción narraba la historia de un personaje distinto”, contaron en su cuenta de Facebook. Una verdadera lástima.

5 Si tuviera que elegir un disco suyo sería II (2017, TJCS). No tiene el sabor añejo del primero ni la anarquía del último. Es un estupendo punto medio. Y el trabajo con el que empezó la lluvia de elogios. Entra bien a la primera, pero cuanto más lo escuchas las canciones crecen tan rápido como un rábano en una maceta. Contiene un puñado de hits, cada uno de su padre y de su madre: Efeméride, Todo lo que tú dejaste atrás, Ya tengo aliento, Can sagaz, Adiós

6 Hay que saborearlos detenidamente, pero sobre todo hay que degustarlos en directo (el domingo a las 18:40 horas), porque sus actuaciones son de las que superan las expectativas. Tuve la oportunidad de verles hace unos meses en el festival Tomavistas de Madrid y pasaron por encima de muchos grupos que iban en negrita tamaño XXL en el cartel. Metieron el turbo y arrasaron. Son excelentes músicos, contundentes como un bate de beisbol. Te mantienen enganchado de principio a fin.

7 AVISO a los veraneantes que estén fuera de Gipuzkoa. El que no pueda ir este domingo a Cristina Enea podrá desquitarse en el festival gratuito Fenomena de Hondarribia el próximo 12 de octubre. A estos chicos les ha costado venir y ahora lo van a hacer por partida doble en menos de tres meses.

8 Por último, un resumen a modo de telegrama sobre la quinta edición. Nació en los albores de la Capitalidad y sigue vivo. Tiene mucho mérito el asunto. STOP. Hay cosecha vasca más que interesante (The Lookers, Grande Days, MICE), aunque igual te pilla comiendo. O en la siesta. O durmiendo la resaca. Lo más sensato: mira bien la programación. STOP. El encaje de los históricos Potato (pioneros del reggae y ska más verbenero), nos ha descolocado a muchos. Glad is the day meets Euskadi tropical. STOP. Mi actuación favorita en el escenario pequeño -llamado Ruina Sónica- es la de Le Parody, electrónica finísima que se sale por la tangente. STOP. Del resto me desvinculo automáticamente porque sigo sin entender la burbuja trap-reguetonera que invade el mundo. STOP. No me olvido de The Limboos, príncipes del R&B clásico mezclado con ritmos exóticos. Están más que vistos, pero la cita (20:00 horas) también es obligada. STOP. A las 18:30 todo el mundo a guardar cola y a ponerse cómodo para disfrutar con Los Estanques. STOP y FIN.

9 Toda la información sobre los horarios, djs y los grupos que participan en el Glad is the day #5 se puede consultar en el evento de Facebook del festival.

Jon Pagola
jonpagolaperiodista@hotmail.com

Periodista, creo que cultural y musical. Y de lo que surja.

2 Comentarios
  • Iván
    Publicado a las 09:00h, 02 agosto Responder

    Potato en verdad no son Potato, se separaron definitivamente y un pavo que estuvo con ellos cogió el nombre. No se si ha sido denunciado pero si que salió el único que vive de los dos fundadores originales diciendo que había robado el nombre.

    • Jon Pagola
      Publicado a las 12:55h, 02 agosto Responder

      Algo había leído sobre los cambios en la formación, pero no sabía que la cosa se había ido de madre.

Post A Reply to Jon Pagola Cancel Reply