LA INCREÍBLE HISTORIA DE GABRIEL HERNÁNDEZ

Grabó una maqueta mágica en 1982. Lo guardó en un cajón. Hasta ahora. El cantautor Gabriel Hernández sale por primera vez de Murcia para dar un concierto en Donostia

 

Hasta hace poco Gabriel Hernández era un señor que tenía una consulta médica en su pueblo de Alcantarilla, Murcia. Un psicoanalista más en el mundo. El 17 de marzo de 2018 se subió al escenario del teatro Circo de la capital murciana. Fue el segundo concierto de su vida. La primera vez que cogió una guitarra y defendió sus canciones fue en mayo de 1982, cuando le tocó clausurar unas jornadas universitarias en el paraninfo de la Universidad de Murcia. Parte de la actuación se grabó de aquella manera por sus amigos, con un magnetofón y poco más, y esa música que recordaba a Silvio Rodríguez terminó registrada en una cinta.

Durante 35 años, 8 canciones y apenas 30 minutos cargados de lirismo no salieron de su casa. Se dedicó al psicoanálisis. Su voz angelical, la guitarra española, los ecos de la Transición y las letras de requiebros surrealistas acumularon polvo en una estantería. Sus hijos, los también músicos Rey Lobo y Álex Juárez, conocían la cinta. Era algo así como un tesoro familiar. Y tenían que cumplir una misión: convencer a su padre de que el mundo también iba a recibir de buena gana a un nuevo cantautor. Uno brillante, de hecho. Finalmente, el secreto se desveló en 2017 y el disco  Mayo del 82  salió a la luz en CD y se subió a distintas plataformas online.

Entre el publico que el año pasado llenó el teatro se encontraba Jose Alberto Carrillo, un joven murciano que  vive en Intxaurrondo. “Le dije a mi familia que iba para allá a conocer a mi sobrina recién nacida, ¡pero en realidad me moría de ganas por ver el concierto! Me sabía las canciones de memoria”, recuerda. Gabriel Hernández entró en su vida como un cohete que aparece por sorpresa en un cosmódromo ruso, como un gol de rebote en un partido amistoso. Jose se encontraba en un concierto de Jon Jon Jon en el centro cultural Undermount, en Igeldo. De repente, el músico donostiarra se marcó una versión de El Loco. Lo desarmó de arriba abajo.

“Dijo que iba a tocar una canción del padre de un amigo suyo. Yo no tenía ni idea de quién estaba hablando. Pensé que iba a hacer una versión que olvidaría al día siguiente. ¡Cómo iba a imaginarme que era un músico murciano!”, cuenta ahora. “El Loco es la mejor canción del disco. Fue el momento más emocionante de mi vida, con las influencias de Víctor Jara, Serrat… Todo el mundo que la escucha flipa”.

El viernes 8 de noviembre (Dabadaba, 21 horas) será la primera vez que Gabriel Hernández dé un concierto fuera de Murcia. Se trata del cuarto concierto de su vida, el tercero tras su regreso el año pasado al más puro estilo Searching for Sugarman, el documental que descubrió la figura del músico estadounidense Rodríguez. El donostiarra Jon Jon Jon ejercerá de telonero, lo que de alguna manera cierra el círculo a este capítulo de la historia del Hernández músico. El concierto no hubiera sido posible sin el empuje de Jose, camarero del Dabadaba, pero metido esta vez en la piel del entusiasta promotor musical. “Gabriel Hernández es un Searching for Sugarman de Murcia”, subraya. “Cuando le lancé la propuesta pensé que me iba a decir que no, pero al final se ha metido del todo en este embolado”.

Gabriel Hernández no estará solo. Junto a él se subirán al escenario sus dos hijos que vestirán las desnudas canciones del padre con un teclado, una segunda guitarra, coros… Y para que no falte nada, la guinda familiar se pondrá el sábado con un concierto gratuito de Álex Juárez en Undermount, a las 19 horas.

Jon Pagola
jonpagolaperiodista@hotmail.com

Periodista, creo que cultural y musical. Y de lo que surja.

No hay comentarios

Publica un comentario