DONNA BLUE: POP EXQUISITO PARA ESCAPAR DE LAS NAVIDADES

El concierto de las (anti) Navidades lo protagoniza el martes 10 (Dabadaba, 21 horas) el dúo holandés Donna Blue. Música delicada, hermosa y fina. 

 

1 Las Navidades, OTRA VEZ. Con Mariah Carey, las versiones que hagan falta del Olentzero, el empacho familiar, los conciertos de góspel, la sensación de déja vù. La novedad musical donostiarra consiste en una pieza de John Williams de la película ET que ameniza el planetario multicolor de Alderdi Eder. La nostalgia, ya se sabe, un recurso 100% navideño.

2 Donna Blue son el reverso de las Navidades: delicados como una amapola, discretos, sobrios y hermosos por naturaleza. Sin artificios. Sin bolitas colgantes que estropean el paisaje.  A su paso no arrastran masas, sino grupúsculos -he aquí un grupo de indie pop auténtico- que van buscando la belleza sutil que pisotean los alcaldes adictos a la explosión de luces y colores.

3 Cultivan el despiste como arma de seducción: son dos, pero no dicen de dónde. Suponemos que vienen de Holanda, aunque podrían salir de la película Al final de la Escapada de Godard. Tampoco sabemos sus nombres a menos que indaguemos un poco por ahí (ella se llama Danique van Kesteren y él Bart van Dalen). Solo sacan singles y EPs, en lugar del habitual LP, formatos  tan exquisitos como ellos.

4  ¿Por qué son tan enigmáticos? ¿A qué viene tanto misterio? ¿Cómo no vamos a querer a unos músicos que cuidan tanto su imagen, que son tan detallistas, que ponen tanto esmero en pasar desapercibidos? Son nuestros personajes enamorados de la Commedia dell’Arte del Renacimiento italiano, género teatral conocido por el uso de las máscaras.

5 Su música no está hecha para llenar estadios como la de AC/DC. Lo de estos chicos es pop fino, classy y suave como el jersey rojo de Nastassja Kinski en Paris, Texas. Hay canciones que recuerdan inevitablemente a otros dúos 60s -Lee Hazleewood y Nancy Sinatra, Serge Gainsbourg / Jane Birkin-, pero sus influencias no acaban ahí. En su página web mencionan las películas de David Linch (Holiday y  Desert Lake no desentonarían en Carretera Perdida), el pop yeyé y los romances del viejo Hollywood como fuente inspiración.

6 Puestos a buscar parecidos, el paralelismo entre su Sunset Boulevard y la archiconocida Bonnie & Clide de Gainsbourg / Bardot es tan obvia que podría cantarse una encima de la otra.

7 Desde 2017 solo han publicado 7 temas que se pueden escuchar en Spotify. Casi todas van acompañados de sugerentes vídeos donde vemos a la parejita en su salsa paseando por París, tocando frente a una chimenea, en preciosas escenas en exteriores. Por supuesto, Danique y Bart están enamorados hasta las trancas y dicen cosas de enamorados como que ejercen de musas griegas entre sí.

8 Entran por los ojos. Y no solo por su atractivo físico y el cultivo de la estética afrancesada. La propia Danique trabaja como fotógrafa indie en Holanda “narrando historias a través de retratos naturales y oníricos. Soy excelente captadora de escenas de amor romántico e historias de vida”, señala en su biografía, donde de paso clava el espíritu de Donna Blue. Casi se diría que su faceta musical es una correa extensible a su labor como fotógrafa.

9 Si los puntos anteriores te han convencido, la Navidad no es lo tuyo (o igual sí) y quieres transportarte de una peli de Linch a una de la Nouvelle Vague, toma nota. Donna Blue estarán actuando el martes 10 en la sala Dabadaba, a partir de las 21 horas (9/13 euros).

Jon Pagola
jonpagolaperiodista@hotmail.com

Periodista, creo que cultural y musical. Y de lo que surja.

No hay comentarios

Publica un comentario